domingo, 1 de febrero de 2009

Una guerra sin fin

Entre las imágenes que llegan diario de niños mutilados y las noticias vergonzosas de una ilusa diplomacia internacional, se ha llegado a los mas de 5.000 heridos y mas de 1.000 muertos entre hombres, mujeres y niños, es decir familias enteras.

Aunque es tarde para jugar quien fue primero si el huevo o la gallina, hay que volver a lo básico: Israel ocupa una parte considerable de Palestina más allá de la línea establecida. El estado hebreo se extiende en un 77% del territorio y tiene el control del 23% del territorio que quedo para los árabes.

Últimamente se ha dado la impresión (o hacen que se de) que el conflicto comenzó en setiembre del 2005, cuando Israel cierra el paso de Kisufim, en la frontera con Gaza, evacuando a sus colonos y recibiendo como respuesta dispararon cohetes palestinos.

No olvidemos que estamos hablando de una revuelta que tuvo sus inicios en los años veinte, cuando Palestina (de otomana a británica) permite y acoge la llegada de judíos procedentes de Europa. En el año 1948 la ONU da la oportunidad a los judíos de formar el estado de Israel sin pero sin un pleno consentimiento del pueblo palestino desatándose la guerra de de Oriente Próximo. En 1967, el ejército judío ocupa Cisjordania y Gaza. Así que mientras que se discute la repartición del territorio, la parte que tiene una de las mayores artillerías del mundo iba llenando tan rápido como inmigrantes recibía de la ex Unión Soviética. Para 1993 había unos 200.000 colonos en territorio Palestino (Cisjordania, Gaza y la ciudad de Jerusalén Este) y hoy no bajan de medio millón, de los que una mitad vive en la parte árabe de la capital. El 2005, Israel se retiran de territorio de Gaza, pero no de la frontera, controlando todo lo que entra y sale, manteniendo al millón y medio de habitantes árabes en un nivel de subsistencia y sin los recursos indispensables para el desarrollo y sin poder entrar o salir de su propio territorio sin permiso israelí. Es en esta época donde Hamas hace llover cohetes artesanales sobre territorio israelí. Se establece una tregua que expiro el pasado 19 de diciembre y Hamas ofrece renovarla siempre y cuando levanten el cerco que los rodea y les den libertad para salir y entrar de su territorio. Como respuesta Israel laza el día 27 operación Plomo Fundido para destruir Hamas acarreando un gran numero de muertos civiles en el territorio de mayor densidad del mundo; 5.000 habitantes por kilómetro cuadrado.

Solo el que ha vivido y vive un proceso similar puede comprender lo que es defender y reclamar lo suyo, sobre todo cuando se le es arrebatado. Territorios que fueron robados y colonizados. Territorios que fueron cercados con un muro no tan distinto a una gran prisión y en su propia casa. Territorios bajo poder y control militares israelíes. Territorios incomunicados, en sumisión y sin libertad.

Ehud barak, Ministro de Defensa israelí, afirmó durante estos días de violencia “Israel es un Estado que busca la paz”. Seguro que Israel quiere la paz, pero sin ceder terreno ajeno, es decir sin abandonar y controlando Cisjordania y Gaza; y sobre todo buscando una paz en una bandera blanca y enemiga.

1 comentario:

Francisco Burga C. dijo...

El problema acá son para variar los sionistas, que creen que pueden hacer lo que les da la gana sobre todo por el apoyo irrestricto de los Estados Unidos, no olvidemos que son los primeros en hacerse las victimas con la eterna candaleta del "holocausto" o del odio árabe hacia ellos, pero si les dices las cosas como son y que todo el asunto del medio oriente es culpa de ellos eres un antisemita que apoya al terrorismo, cuando los judíos sionistas ya eran unos consumados terroristas mucho antes que los árabes y palestinos, sino preguntemosles a los ingleses...